BioShock: La Clave de un juego exitoso

Acción y Aventura Análisis Juegos de Primera Persona Juegos de Shooter Playstation 3 Xbox 360 Xbox One

BioShock es un videojuego que con el paso del tiempo se ha ido consagrando dentro del género de los First Person Shooters (Disparos en Primera Persona) y que a dado cátedra de cómo se deben hacer este tipo de videojuegos con respecto a la creatividad, jugabilidad, ambientación y diversión, que incluso en la actualidad a muchos Shooters les cuesta alcanzar lo impuesto por BioShock.
Y es que Kevin Levine nos deleita con su mundo creado y ligado a una narrativa que se desenvuelve de la forma más natural y efectiva posible.

El juego no recurre al uso de las cinemáticas que a veces nos cortan el ritmo del videojuego para conocer lo relacionado a Rapture, aunque lo que, sí hay que mencionar, es el abuso a veces de las grabaciones que nos ayudan a entender los sucesos ocurridos en Rapture. La narración del juego se hace querer cuando se tiene a un antagonista como Andrew Ryan, quien es el fundador de la ciudad Rapture, de la que tendremos que escapar.


El aspecto más resaltante en este videojuego, sin lugar a duda, es su jugabilidad, porque, al principio nos puede parecer un juego de Shooter de lo más convencional, pero en cuanto obtenemos nuestro primer plásmido (poderes) la cosa cambia y se alza a un nuevo nivel. En nuestra mano derecha tendremos las armas que iremos recolectando a lo largo del juego, y en la mano izquierda se tendrá los diferentes plásmidos (poderes) que al igual que las armas se encontraran en el transcurso de la historia, por ejemplo, la capacidad de electrocutar, congelar o incinerar a nuestros enemigos.

El armamento que tendremos a nuestra disposición es de lo más variado posible. El acceso que tendremos a ello se ejecuta de la mejor manera posible, incluso en medio de los combates más aguerridos. Una de las posibilidades que nos ofrece el juego es el poder utilizar tres distintos tipos de munición en las distintas armas que utilizamos, ya que algunos de nuestros enemigos son más fáciles de eliminar con un tipo de arma y munición, sin dejar afuera los plásmidos que se nos ofrecen.


Por eso los combates que se nos presentas contra los Big Daddys, son los mejores del juego. Dicho enemigo no acometerá ante nosotros, al menos que lo ataquemos por supuesto, por lo que nos veremos en la necesidad de realizar estrategias para recibir el menor daño posible. Pero la jugabilidad no solo queda en los combates, sino también en la posibilidad de hackear a través de minijuegos (que son a veces desafiantes) las cámaras de seguridad que nos ayudarán a combatir a nuestros enemigos, esto le agrega un plus además de que no sea solo batallas todo el tiempo. En sí, la jugabilidad que se nos ofrece es completa y reconfortante, ya que se tiene que explorar la ciudad, más aún, cuando se tiene una excelente ambientación que pocos desarrolladores logran.


Otro punto más a relucir sin lugar a duda en BioShock, es su apartado gráfico con el que cuenta Rapture que es de lo más envidiable para otros desarrolladores, y no solo es que sea perfecto el diseño artístico, sino que, hacen una excelente combinación la historia con la jugabilidad. También hay que mencionar que el juego logra ser lo suficientemente variado durante sus 15 horas aproximadamente que dura la historia, lo que nos deja al final del juego un buen sabor de boca.

El apartado gráfico y técnico se encuentra a la altura de otros juegos de renombre en ese apartado, los efectos con los que cuenta tienen un buen acabado, siendo el agua el elemento que más impresiona. Los plásmidos verlos en ejecución, cuentan con una animación sorprendente, por ejemplo, el hacer un chasquido para prender en llamas a nuestro enemigo.


Por último, y no menos importante, es la banda sonora del juego, ya que nos trasmite de buena manera lo que Rapture es: una Utopía, con sus habitantes de los más atormentados, que se adaptan a las ideologías fallidas de Andrew Ryan. En sí, BioShock es una experiencia que el jugarlo es de lo mejor que nos pueden ofrecer los First Person Shooter; nos podremos sentir atemorizados o presionados en una ambientación que se complementa con la jugabilidad e historia. En pocas palabras, BioShock es un juego obligatorio para todos aquellos amantes de los FPS (First Person Shooter), y Bienvenido a Rapture.



Ficha Técnica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *